Cuando desarrollamos un nuevo sitio web, en la mayoría de los casos son muchas las horas que pasamos después de programarlo para asegurarnos de que es compatible en todos los navegadores (o al menos en la mayoría).

Un primer paso para que un sitio web sea compatible con la mayor parte de los navegadores, es que el HTML y CSS sean validos conforme a los estándares de la W3C. Esto no va a lograr que la página se visualice correctamente en todos los navegadores, sin embargo será un primer paso para lograrlo, ya que evitaremos que pueda haber fallos en nuestro HTML como por ejemplo, que olvidemos cerrar una etiqueta.

Para realizar estas comprobaciones se pueden usar las propias herramientas que el W3C pone a nuestra disposición: servicio de validación HTML, servicio de validación CSS. Ambos servicios, nos permiten realizar la validación de 3 formas:

  • Introduciendo la URL de la página a validar (Desde mi punto de vista, la más cómoda, aunque si el desarrollo lo realizamos en un servidor local, no nos servirá)
  • Subiendo el archivo: nos permite elegir el fichero en nuestro ordenador y subirlo para la validación.
  • Mediante entrada directa: en un cuadro de texto podremos introducir el código fuente a validar.

Además de estos tres métodos para introducir el código fuente, nos permite ajustar una serie de parámetros avanzados, los cuales nos ayudaran a definir el tipo de documento que es, codificación, o como queremos visualizar los errores.

Una vez realizamos el análisis, nos mostrara una lista con todos los errores encontrados. En el caso de la validación HTML nos dará al lado del error la linea en la que se ha encontrado. En el caso de comprobar el CSS, agrupara los errores en los distintos ficheros CSS de los que hace uso la URL introducida (en el caso de introducir una URL), mostrando igualmente el número de linea en la que se ha encontrado el error. Si la página no contiene ningún error nos mostrara un mensaje comunicándonoslo.

Como hemos dicho, que el código de la página sea valido conforme a los estándares del W3C no quiere decir que vaya a visualizarse igual en todos los navegadores, pero nos ayudara a detectar errores que dependiendo de los navegadores puede que influyan o no en la presentación del contenido.